jueves, 7 de junio de 2012

AJOBLANCO CASERO


A veces pienso que debo ser demasiado rara, y es que mientras a otras personas les entra el "mono" de comer chocolate, azúcar, tomar café o demás adicciones de lo más normal, a mi, de la noche a la mañana, me entran ganas de tomar mi dosis de ajoblanco. Todo el día pensando en el ajoblanco. Esperando al momento de meterme la primera cucharada en la boca y dejar que explote todo su sabor.... mmmm.

Hace relativamente poco que probé por primera vez el ajoblanco, y siempre lo había consumido ya preparado fresco en forma de tetabrick refrigerado. Desde el primer momento me cautivó su sabor, pero el hecho de poder adquirirlo sólo en el supermercado de El Corte Inglés (con lo poco que me gusta pisar estos sitios) y al abusivo precio de 3.40 € el litro....  ha hecho que me plantee elaborarlo en casa. 

¡Y no hay nada más fácil! Sólo necesitáis una batidora (de vaso o incluso una de brazo). El cuarto de almedras crudas peladas me ha salido por 2 € aproximadamente, y con este cuarto puedo elaborar 2 litros de ajoblanco. ¡Tiembla Alvalle!

Como quería fiabilidad a la hora de hacer la receta y que fuera 100% seguro su éxito, acudí a la siempre práctica y correcta web Directo al Paladar, de la que siempre me fío de los resultados. La receta es exacta a la que publican en la web, por lo que el mérito es suyo. Ya iré haciendo alguna versión. 

Ya sabéis que el ajoblanco está exquisito acompañado de uvas moscatel. 

¡Buen provecho!

--------------------------------------------------------------------------------


Ingredientes
100 gr. de almendra sin tostar y pelada
 2 dientes de ajo no demasiado grandes
 1 litro de agua fresca
 150 gr. de miga de pan
 100 ml. de aceite de oliva virgen extra
 30 ml. de vinagre de vino blanco
 una pizca de sal. 

 Elaboración
Se echa en el vaso de la batidora la almendra y los demás ingredientes. El pan sin la corteza. Se moja con los ingredientes líquidos y se tritura.
Se prueba de sabor antes de terminar, rectificando de sal y vinagre. 
Se mete en la nevera... ¡y a disfrutar!


14 comentarios:

  1. Parece muy sencillo de preparar. Es la primera vez que escucho nombrarlo, pero me encanta el ajo; así que lo probaré. Muchas gracias.
    Besitos...

    ResponderEliminar
  2. No es raro.... cada uno tiiene ganas de lo que le gusta claro!!!!!!! a mi eñ ajoblanco me ha gustado cuando lo probe...... espero repetir

    ResponderEliminar
  3. Jeje, yo tampoco tengo antojos dulces, siempre de algo picante o con vinagre. Me encanta el ajo blanco.

    ResponderEliminar
  4. Yo si tengo antojos de dulce :) pero esta receta la hago si o si, me apetece un monton, y eso que nunca lo he comido, pero con el calor que hace, asi tan fresquito... ñññaaaammmm!

    ResponderEliminar
  5. Mmmmmm!!! Cuantos días sin nuevas entradas, y cuanto ajo blanco te salió, congelame un poco para mí... Ahora en veranito alternas entre gazpachos, salmorejos y ajoblanco, mmmm!! Seguro que está rico, aunque solo he probado el de Alvalle (¿se puede hacer publicidad?), ¡ups, a ver si he metido la patata ...la pata que diga!

    Besucoooos cocinera!!!

    P.D. Podías haberle echado aguacate y llamarle ajo-verde...! jeje (¡para que luego digas que no te doy ideas!)


    Isaak

    ResponderEliminar
  6. Si es que no hay nada como hacerlo caserito, más barato y más rico. Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi me pasa como a ti Nefer. Pero no solo con el ajo blanco, también con el gazpacho y el salmorejo.
    Caeran litros y litros este verano jejeje...

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  8. Es curioso, llevo tiempo con ganas de probarlo, creo que ha llegado el momento, así que anotado y como me gusta esta cocina me quedo.
    Muxus

    ResponderEliminar
  9. MMmmmm, ya echaba de menos tus recetas! A mí me encanta el ajoblanco seco, es decir, los ingredientes sin echarles agua ni vinagre, para untarlo en tostadas. Siempre que lo preparaba mi abuela iba corriendo a untarlo en pan antes de que le añadiese los ingredientes líquidos. Es que está tan rico! Cómo te entiendo con el mono! Ahora que la envidia (muy sana) más grande que me das es que vives en tierra de orchata, que en este tiempo es mi delirio.

    ResponderEliminar
  10. Todo el mundo a comer ajoblanco!!!! Menos refrescos carbonatados y artificiales y más comida sana.
    Se me olvidó decir en la receta que es mejor quitar la parte interna de los ajos, para que después no se repita. A mi se me olvidó, y bueno, en dos días los vampiros no se me acercaron.

    Elisabet, me encanta la orxata!!!! En verano se me pone la sangre blanca de tanta que tomo. Si algún día vienes por Valencia, debes ir a Alboraia, la tierra de la orxata. Por Barcelona puedes tomar una buena en La Valenciana. Y si te gusta mucho mucho, te recomiendo, bueno, os recomiendo la marca de horchata en brick : Amandín. La mejor que he probado!

    Un beso a todos/as y gracias por vuestros comentarios!

    ResponderEliminar
  11. Tengo que hacerte una confesión, jamás he probado el ajoblanco, y eso que varias veces se me ha pasado por la cabeza hacerlo, pero al final, por una cosa u la otra, ni lo he hecho en casa ni lo he comprado. Creo que después de este post, voy a decidirme al menos a comprarlo envasado, y si me gusta, ya me animo a hacerlo en casa (que casualmente tengo almendras crudas en la despensa muertas de risa). Muchas gracias por la receta. ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  12. Hola! Gracias a haberte hecho seguidora de mi blog, he conocido el tuyo y he de decir que haces unas cosas tan ricas... has conseguido que a parte de que me entre un hambre tremendo, me haga seguidora tuya!! Jejeje Pásate cuando puedas por mi blog, tienes un regalito! Espero que te guste.

    Muchos Besos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...